Nutriendo Juntos Centro Nutricional

¿Tomar mucha fruta engorda o ayuda a adelgazar?

Compartelo en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Todos hemos oído hablar alguna vez de alguna dieta “milagro” en la que se quita la fruta. En general, suelen ser todas aquellas que, olvidándose del equilibrio nutricional, buscan destruir la grasa a través de la cetosis.

Cetogénica, híper proteica, alguna Dukan de la vida… Con el tiempo y la experiencia se ha comprobado que, a pesar de conseguir pérdidas bruscas de peso, a la larga ninguna de ellas ha sido capaz de cambiar las malas costumbres que provocaron engordar, con el consiguiente efecto “rebote”.

Tampoco han aportado nuevos hábitos saludables y, en el mejor de los casos, dejan a la persona con ciertas carencias nutricionales que se manifiestan en pérdida de cabello, piel macilenta, problemas de estreñimiento y mala relación con la comida, a nivel psicológico y emocional.

Las nuevas tendencias en nutrición, ya cuasi-definitivas en tanto buscan una alimentación equilibrada, saludable, muy basada en lo vegetal y saludable a nivel emocional, prohiben prohibir. Sobre todo, cuando se trata de alimentos indispensables como la fruta.

Pero ¿por qué durante años se ha quitado la fruta a las personas que querían perder mucho peso? Por el azúcar que contiene. Sin embargo, este azúcar no solo no es un motivo de engordar sino que, paradójicamente, puede ser un buen aliado para adelgazar.

El secreto está en la matriz No hay que obsesionarse con que la fruta tiene azúcar. Porque no es un azúcar libre como el del azucarero o como el de las chucherías.

5 MOTIVOS PARA UNA DIETA CON FRUTA

  1. Tiene baja densidad calórica: Los estudios (1) nos dicen que comer más fruta parece estar inversamente relacionado con el aumento de peso. La fruta contiene una gran cantidad de agua y fibra, esto explica que frente a cualquier otro alimento, comer más fruta reduce tus calorías diarias, explica Ríos.
  2. Sacia mucho: La saciedad es un proceso fisiológico que regula el apetito o el hambre al secretar varios péptidos de señales bioquímicas de varias partes del cuerpo. La fruta puede reducir la ingesta de alimentos e influir en el consumo total de energía, según otro estudio (2) que menciona el dietista-nutricionista. Se sabe que la fibra dietética crea un ambiente viscoso similar a un gel en el intestino delgado, lo que retrasa el vaciado gástrico y reduce la actividad de las enzimas responsables de digerir los carbohidratos, las grasas y las proteínas. Esta digestión más lenta de los macronutrientes aumenta la comunicación nutriente-receptor durante un período prolongado, por lo que la secreción de hormonas intestinales de saciedad aumentan.
  3. Contiene micronutrientes: Su deficiencia puede causar incluso trastornos metabólicos. En particular, las vitaminas A, E y C están negativamente asociadas con la deposición de grasa u obesidad central, como demuestra un estudio (3) al que alude el experto en nutrición. Esta influencia de las vitaminas en la reducción de la masa grasa se atribuye a la mejora en la leptina y a la regulación a la baja de los genes implicados en la generación y diferenciación de adipocitos.
  4. Sus fitoquímicos tienen efectos antiobesidad, reducen el estrés oxidativo a través de sus propiedades antioxidantes, suprimiendo la adipogénesis, inhibiendo la diferenciación de preadipocitos, estimulando la lipólisis, iniciando la apoptosis de los adipocitos y la lipogénesis. Todo esto lo dice un estudio (4), según apunta el impulsor del realfooding.
  5. Ayuda a la microbiota. El consumo de fruta aumenta la prevalencia de bacterias intestinales del tipo “buenas” que ayudan a mantener un balance energético equilibrado. La conexión intestino-cerebro es mucho más fuerte de lo que pensábamos.

LIMITAR EL CONSUMO DE AZÚCAR, NO DE FRUTA

Si escuchamos a la OMS, entendemos que no tiene nada que ver con el kilo de azúcar del supermercado, que es azúcar libre. El azúcar libre es el del azucarero, el de la miel, el de las galletas y las chuches ultraprocesadas.

Es ese el azúcar que conviene reducir, incluso eliminar de la dieta diaria, pero nunca el de la fruta entera. Por lo expuesto al comienzo del post, queda claro que la fruta es una gran aliada en las dietas de pérdida de peso. Desconfía de cualquier nutricionista (o médico de cabecera) que te diga que ojo con la fruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Populares

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de Atención al Cliente está aquí para responder tus consultas.
Hola 👋, ¿cuál es tu consulta?